Pelea De Jaguares: Un Ritual Para La Lluvia

Me encantan las tradiciones mexicanas, y como han podido leer en mis anteriores artículos, ¡tenemos muchas de ellas! Recientemente aprendí sobre una sorprendente tradición, única de nuestro estado de Guerrero, y me gustaría compartirla con ustedes.

El Atlzazilistle (o Peleas Jaguar para el ritual de la lluvia) es una petición de lluvia y fertilidad. El festival tiene lugar en el pueblo de Acatlán, a 6 horas en carretera de Ixtapa. Cada año el evento inicia con la bendición de las semillas el 25 de Abril, y el clímax de las celebraciones llega a inicio de Mayo con las fiestas organizadas por los “mayordomos” y autoridades de la comunidad.

Durante el festival la gente ofrece aves, flores, comida, copal y figuras de cera en varios cerros y lugares sagrados. Uno de los rituales más interesantes y pintorescos sucede en 2 de Mayo, con escenas de peleas entre varios personajes enmascarados. En la madrugada los “tlacololeros” (hombres ataviados en máscaras, trajes de yute y latigos) visitan al mayordomo en su casa, donde se les ofrece pozole y mezcal como bienvenida y señal de inicio de el ritual.

"Jaguar Dance" by Susan Contreras.

“Jaguar Dance” by Susan Contreras.

Después de esto, toda la comunidad se junta en la iglesia, donde los tlacololeros, los “cotlatlastin” (hombres del viento) y los “tecuanis” (hombres vestidos de jaguar) son presentados. La música en la iglesia se toca con “teponaxtli” (un tambor prehispánico hecho con troncos huecos) y la “chirimía” (flauta de madera), mientras las campanas anuncian el comienzo de las festividades. En ese momento los tecuanis se organizan en grupos de 22 y comienzan a pelear. Esta parte del ritual busca atraer lluvia y buenas cosechas, ya que como marca la antigua creencia “Mientras más pelean los tecuanis (jaguares), más lluvia cae.”

Las peleas duran hasta el siguiente día, cuando los participantes se dirigen a la cima del Cerro del Cruzco. este es el punto más alto de la ofrenda a la tierra (huentli) lo cual traerá lluvias y buenas cosechas.

Durante los festejos cada uno de los tecuanis conserva completo anonimato. Se visten y preparan en solitario, para que sus contrincantes, que pueden ser incluso sus amigos o familia, no los reconozcan. El tecuani usa una máscara de piel endurecida creada por los artesanos de Acatlán. Son sorprendentemente bellas y consideradas una artesanía muy fina, e incluso se pueden vender por miles de pesos.

Esta tradición ha pasado de generación en generación, y se cree que cada golpe de uno de los peleadores (tecuanis) a otro es una plegaria para atraer la lluvia y la tierra fértil.

¡Vaya que es una festividad! Y espero pronto ver los resultados de la cosecha de este año.

Speak Your Mind

*