Orquídeas en el Desierto

A pesar de su ubicación en el desierto, Baja California Sur es un lugar dónde se puede descubrir una variedad de microclimas con tan solo cruzar un río o una colina. Todos Santos, un colorido pueblo a solo 45 minutos de Capella Pedregal, tiene un clima casi mediterráneo, donde uno es capaz de descubrir inimaginable variedad y abundancia de plantas y frutos que uno nunca esperaría encontrar en la Baja. 

En mi personal encanto con la hermosa fascinante belleza de las orquídeas y anhelando mi propio santuario de orquídeas, tuve la suerte de conocer a un hombre de Todos Santos, el cual crece estas bellas plantas. Mr. Heriberto Parra Hake, un ingeniero agrónomo que se especializa en botánica, y también un amante de las orquídeas. Recientemente me invitó a visitar su jardín mágico. El jardín cuenta con plantas exóticas, frutas, flores y mi parte favorita, una impresionante colección de orquídeas.

 

Para muchos, una orquídea es un símbolo de perfección inalcanzable. Su belleza es inmaculada, sus formas inimaginables, y su variedad de colores jamás igualada. Heriberto cree que las orquídeas están entre las plantas más evolucionadas del planeta. Se cree que con su olor, energía y micro vibración, se pueden curar enfermedades básicas, físicas, emocionales y espirituales. Hoy día ya tenemos productos de belleza con extractos de orquídeas, y el cree que pronto utilizaremos las orquídeas en la medicina.

 Te preguntarás, cómo una planta tan frágil y que ama la humedad puede sobrevivir en el árido clima de la Baja. Heriberto atendió este problema construyendo un vivero especial con aspersores, sombra, y demás óptimas condiciones para crecer y florecer. Además, contrario al resto de la Baja, Todos Santos posee su propio microclima templado.

Heriberto, quien puede hablar felizmente de orquídeas todo el día, no vende sus adoradas flores. Sin embargo, aquellos que busquen comprar orquídeas en la Baja deben buscarlas en florerías especializadas. Pero vaya que vale la pena adquirirlas. Sólo hay que tener cuidado, como me lo advirtió Heriberto, criar orquídeas se puede volver una adicción y una auto indulgencia ¡de por vida!

Speak Your Mind

*