Una visita al Museo Arqueológico de Zihuatanejo

Como todo México, Ixtapa-Zihuatanejo y el estado de Guerrero son ricos en cultura e historial ancestral. De hecho, hay varios sitios arqueológicos cercanos a Ixtapa aún por explorar. Nuestra historia es importante para nosotros y el gobierno ha trabajado en preservarla igualmente tanto para locales como visitantes.

El pasado fin de semana tuve la oportunidad de visitar el Museo Regional Arqueológico, o “Museo regional de la Costa Grande”, un sitio donde las autoridades gubernamentales han ido coleccionando y clasificando cientos de artefactos y objetos prehispánicos descubiertos en el área, así también como mapas y documentación sobre las primeras culturas que se establecieron en la costa de Guerrero. El museo está localizado en la Plaza Olaf Palme en el atractivo centro de Zihuatanejo.

Entrando al museo, se explica el origen de la palabra Zihuatanejo: “Zihuatanejo” viene del vocablo “Cihuatlán” o lugar de mujeres, y se refiere al paraíso occidental del universo Náhuatl, hogar de la Diosa Mujer. La leyenda Náhuatl dice que la Diosa apareció por la tarde para guiar al sol hacia su puesta y llevarlo a Mictlán, el mundo de los muertos, para así llevar un poco de luz a los muertos.

En el museo tuve la oportunidad de apreciar muchos artefactos de asentamientos prehispánicos de las costas de Jalisco, Nayarit, Colima y claro de Guerrero. Las cerámicas y los relieves que se han encontrado en las cercanías de Zihuatanejo son sorprendentes. A pesar de su edad, los colores y detallada ornamentación están aún bien conservadas, dándonos una idea de la habilidad artesana de las antiguas civilizaciones.

Uno de los objetos más interesantes que descubrí fue un antiguo filtro de agua de piedra. Fabricado hace más de 300 años en lo que ahora conocemos como Tecpan y pesa más de 200 kilogramos. Funciona de la siguiente manera: El agua se coloca en el “tazón” de piedra y lentamente se filtra a través de la roca dejando todas las impurezas atrás. Fascinante!

Otro descubrimiento interesante fue un cañón que data de 1762. Originalmente del navío del pirata William Draper, el cual naufragó en la Bahía de Zihuatanejo, el cañón capturó mi imaginación y ¡visualice piratas llegando a la zona a esconder y buscar tesoros! El cañón fue encontrado por buzos locales los cuales lo donaron al museo.

Estos son sólo algunos de los objetos que se pueden observar en el Museo Regional de la Costa Grande. Para aquellos interesados en aprender un poco más de la historia de la región, les recomiendo una visita a este museo la próxima vez que visiten Capella Ixtapa. ¡Es una gran fuente de cultura y sabiduría local!

Speak Your Mind

*